Tiempo en fotografía. El momento

“Para nosotros, lo que desaparece, desaparece para siempre jamás: de ahí nuestra angustia y también la originalidad esencial de nuestro oficio.”

Henri Cartier-Bresson

El gran Henri Cartier-Bresson era un apasionado de la geometría y ponía mucha atención en sus composiciones, sin embargo lo que hizo famosas a sus fotografías fue su cualidad temporal. Cartier-Bresson era un genio a la hora de captar el momento preciso, el instante decisivo en el que se concentra toda la esencia de una escena. Por supuesto sus fotografías son de una vitalidad insuperable.

Los fotógrafos debemos aprender a reconocer y captar ese momento álgido de la acción, ese instante en el que los lugares se vuelven mágicos y aparece el auténtico carácter de las personas. Saber disparar en el momento adecuado puede marcar la diferencia entre una foto bonita y un momento irrepetible.

Anticipación

Estas dos fotografías son prácticamente iguales. Sin embargo la de la derecha resulta más interesante porque tiene un valor añadido: el momento.

libélula sin momento

libélula con momento

Mientras que la primera puede parecernos una imagen estática y casual, la segunda evidencia una planificación de la toma. El fotógrafo, a partir de la observación y el conocimiento de su sujeto, ha sabido predecir una escena y anticiparse a la acción. Gracias a esa anticipación la fotografía ha ganado en interés. Tiene esa chispa de vida de la que hablaba en el anterior post y de la que carece la primera imagen.

Leer la dinámica de una escena, predecir los movimientos que van a suceder ante el objetivo y anticiparse a los hechos no tiene nada que ver con la suerte o con capacidades sobrenaturales. Como ya he dicho, se trata de conocimiento y observación. Los fotógrafos de la Liga Profesional son amantes del fútbol, conocen las reglas del juego y las peculiaridades de cada jugador. Por eso no se les escapa nada y al día siguiente podemos ver en la prensa deportiva la foto de todos los goles y de todas las jugadas polémicas. De la misma manera, el fotógrafo de bodas no capta los grandes momentos de la ceremonia por casualidad. Simplemente conoce aquello que está fotografiando.

Reacción

Evidentemente ni todas las fotografías se pueden planificar ni los fotógrafos podemos predecir lo que va a suceder en cada momento. La vida nos sorprende continuamente con situaciones hilarantes y extraordinarias. Pero atención, como dice Bresson, los eventos suceden y no vuelven jamás. El tiempo corre en una única dirección. Hay que estar atento, con el ojo despierto y el dedo preparado. Si el primer mérito de un fotógrafo es el de estar en el lugar correcto y en el momento adecuado, el segundo es no desaprovechar la oportunidad. Todos los instantes que no captamos con nuestra cámara se pierden para siempre. Por eso la cámara debe ser una extensión de nuestro cuerpo. La fotos aparecen de repente y desaparecen con la misma rapidez. El momento es escurridizo y nuestra rápida reacción es lo único que puede inmortalizarlo para siempre.

mustapankis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s