Pon un comedero en tu vida

Hace tiempo que mi ventana es conocida por gorriones, carboneros, colirrojos y otras especies de pequeñas aves. Echarles una mano aportando alimentación a su dieta me parece lo mínimo que se puede hacer por estas ovíparas que tanto hostigamos con nuestro “progreso”. A cambio ellas me dejan observar su comportamiento a corta distancia y acompañan mi café matutino con sus bellos cantos sin necesidad de tenerlas enjauladas.

Muchas veces me había propuesto organizar un comedero en el bosque con intenciones fotográficas, pero nunca lo había llevado a cabo por la responsabilidad que exige. El comedero debe estar siempre activo para que las aves acudan con regularidad y no se puede abandonar de un día para otro, puesto que en épocas de escasez la vida de estas aves puede llegar a depender de nuestra fuente de alimentación. Sin embargo hace un par de semanas, con la llegada de la primavera, decidí dar el paso buscando una solución intermedia.
Un nuevo comedero a escasos metros de mi ventana colgando de un posadero me ofrece la posibilidad de atraer a más especies, recargarlo con facilidad y realizar fotografías sin salir de casa.

El experimento ha sido todo un éxito. En apenas dos semanas han empezado a acudir nuevas especies que por timidez o miedo no llegaban hasta la ventana y he podido obtener mis primeras fotografías. Pinzones, herrerillos y carboneros desde las primeras luces hasta las últimas. Ahora que sé que funciona toca mejorar el diseño, incrementar la variedad de alimentos, adaptar la posición para aprovechar al máximo las luces primaverales y aprender mucho sobre fotografía de aves.

 

 

 

 

 

 

En el comedero hay pipas de girasol y nueces troceadas.

El picogordo (Coccothraustes coccothraustes) acude varias veces al día y se pone como un gorrino.

De momento el arrendajo (Garrulus glandarius) es el ejemplar más grande que acude al comedero.

Un verderón serrano (Carduelis citrinella) y un pinzón vulgar (Fringilla coelebs) esperan su turno.

La ubicación del posadero me permite obtener fotografías limpias de elementos artificiales y un fondo alejado que va variando con el desplazamiento del Sol.

Sólo puedo decir que es una experiencia muy enriquecedora y recomendable. Gracias al comedero y a la fotografía estoy aprendiendo a reconocer las aves de mi entorno, sus nombres, sus costumbres, sus preferencias alimenticias, sus cantos y silbidos. Por el precio de dos bolsas de pipas estoy experimentando la enorme satisfacción de ver cómo cada día mis vecinas voladoras toleran mejor mi presencia, mi obturador y mi flash. Ellas lo tienen ahora un poco más fácil con este aporte nutritivo, y en agradecimiento me regalan fotos que pueden ayudarme a mí en futuras épocas de escasez. Otra vez se confirma que la solidaridad, el apoyo mutuo y la simbiosis son la mejor manera de relacionarse con los demás.

Los cuatro buitres ibéricos

Gracias a un buen amigo semanas atrás tuve la ocasión de asistir a una tremenda carroñada a la que acudieron las cuatro especies de buitre ibéricas. Podría explicaros lo extraordinario de poder ver y fotografiar a las cuatro especies compartiendo el mismo banquete. Contaros lo que se siente cuando 200 buitres pasan volando a escasos metros de tu cabeza. Hablar sobre el escalofriante sonido que emiten estas enormes aves batallando por un trozo de carne. Podría también describir la elegancia de su plumaje y la majestuosidad de su vuelo. Pero prefiero que lo veáis vosotros mismos.

Antes de tomar asiento en el interior del hide la cosa ya prometía.

carroñada19c

No es fácil ganarse la confianza de estos animales. Por respeto al trabajo de muchos años y por petición expresa vamos a mantener el anonimato de este señor y del lugar.

carroñada 20c

Empieza el festín…

carroñada15c

carroñada 29c

El primero en bajar y el más numeroso es el buitre leonado (Gyps fulvus).

carroñada16c

carroñada2c

carroñada3c

carroñada17c

Entre la muchedumbre aparecen los primeros ejemplares de buitre negro (Aegypius monachus).

carroñada12c

carroñada4c

Escoltado por dos buitres negros el magnífico quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) espera su turno.

carroñada13c

carroñada11c

El último en aparecer, el alimoche común (Neophron percnopterus).

carroñada10c

carroñada 27c

carroñada 26c

carroñada1c

Tras el festín de carne, sangre y vísceras el buitre leonado abandona el lugar y es entonces cuando empieza el formidable espectáculo del quebrantahuesos.

carroñada 28c

carroñada 24c

carroñada 22c

carroñada7c

carroñada 23c

carroñada 21c

El plumaje del quebrantahuesos juvenil es de tonos pardos. Una vez adulto (6-7 años) la coloración de la cabeza, pecho y vientre varía del blanco al naranja.

trencalòs 1c

carroñada8c

carroñada9c

carroñada 25c

carroñada18c

carroñada 30c

carroñada 31c